Las personas que somos introvertidas tenemos una actitud más centrada en lo que pasa dentro de nosotros, en nuestros pensamientos y sentimientos. También respondemos de forma diferente a los estímulos que recibimos desde el exterior. No nos gusta ser el foco de atención y no tenemos necesidad de serlo

Muchas veces hemos sido definidos como personas invisibles, ya que para los extrovertidos es difícil recordar si estuvimos presentes en fiestas o eventos a los que ellos también acudieron. A qué introvertido no le ha pasado estar en una fiesta, rodeado de gente, y tener la sensación de estar sólo.

Dicho esto me gustaría aclarar la diferencia entre introversión y timidez, ya que a veces resulta un poco difícil trazar la línea que los separa.

Hay que dejar claro que una persona introvertida no tienes por qué ser forzosamente una persona tímida y viceversa. Si bien es cierto que la introversión y la timidez se dan en un porcentaje alto en algunas personas. Las personas tímidas se comportan de una determinada manera por miedo a ser juzgadas y rechazadas, sienten temor al pensar que sus ideas o ellos mismos van a ser obejeto de burla o tienen miedo de equivocarse. Mientras que las personas introvertidas simplemente buscamos evitar los estímulos fuertes.

Muchos introvertidos utilizan la timidez como forma de defensa para reservar su espacio y evitar ser invitado a fiestas o eventos donde tengan que enfrentarse a esos estímulos externos tan temidos.

Descubriendo la introversión, en amazon por sólo 2,99 euros.

descubriendo la Introversión

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *